¿Cómo puede afectar el estrés a la fertilidad?

14 enero, 2022

Para poder explicar como el estrés puede afectar a la fertilidad, necesitamos primero explicar CÓMO FUNCIONA NUESTRO SISTEMA NERVIOSO y cómo lo hace ante el estrés.

¿Qué es el estrés?

El estrés es una RESPUESTA FISIOLÓGICA que es necesaria para ayudarnos a sobrevivir en momentos de “PELIGRO” y nos prepara agudizando nuestros sentidos para poder “huir” o “luchar”. Nuestro cuerpo está diseñado fisiológicamente para poder huir de un animal depredador, para poder luchar contra la tribu vecina, para cazar y conseguir comida ante el hambre o buscar cobijo cuando sentíamos frío.

Nuestra fisiología humana no ha cambiado desde la era del nuestros antepasados del paleolítico, pero en cambio los agentes “estresores” han cambiado completamente. Ya no debemos preocuparnos por conseguir comida, pasar frío, luchar contra otra tribu o por huir de un león.

Por el contrario tenemos muchos otros estresores nuevos y podríamos decir que la PREOCUPACIÓN es la base ahora de nuestro estrés.

La PRE-OCUPACIÓN significa que nos OCUPAMOS ANTES de que suceda algo. Tiene una connotación psicológica donde la sociedad actual, se ANTICIPA a lo que va a suceder en exceso, y se pone expectativas a cumplir que en muchas ocasiones producen FRUSTRACIÓN por no conseguirlas

Nos preocupamos a nivel ECONÓMICO, y en muchas ocasiones perseguimos aquello que no tenemos, pensando que es allí donde encontraremos la felicidad.

Nos preocupamos a nivel LABORAL, trabajos altamente mentales y poco manuales, donde necesitamos activar nuestro cerebro para estar focalizado la mayor parte de la jornada laboral.

Nos preocupamos por nuestras RELACIONES SOCIALES, el qué dirán los demás, el ser socialmente correcto, el gustar y ser aceptado, por la familia, por los compañeros del trabajo. Cuando algo sale de su circuito puede ser fuente de gran estrés.

En el proceso FIV una pareja vive en constante estrés, especialmente debido a las expectativas puestas en él. Primero expectantes cómo esa estimulación de ovocitos va a resultar. Después cómo van a fecundar. Después cuántos van a llegar a día 5. Finalmente la maldita Beta espera. Las parejas están PRE-OCUPÁNDOSE desde el día 1 hasta el resultado.

 


¿Cómo nos afecta el estrés?

El estrés constituye un estado de amenaza de HOMEOSTASIS desencadenado por fuerzas adversas intrínsecas o extrínsecas (factores estresantes) y es contrarrestado por un repertorio de respuestas fisiológicas y conductuales destinadas a mantener/restablecer el equilibrio corporal óptimo.

La respuesta adaptativa al estrés depende de una infraestructura NEUROENDOCRINA, CELULAR y MOLECULAR altamente interconectada.

Los componentes clave del sistema de estrés son
👉🏻el EJE hipotalámico-pituitario-adrenal (HPA)
👉🏻 el sistema nervioso autónomo (SNA)

que interactúan con otros centros vitales en el sistema nervioso central (SNC) y tejidos/órganos en la periferia para movilizar un respuesta adaptativa exitosa contra los factores estresantes impuestos.

La desregulación del sistema en asociación con un estrés potente y/o crónico puede alterar notablemente la homeostasis corporal con un espectro de manifestaciones clínicas. Se relaciona el estrés con los mecanismos fisiopatológicos implicados en el desarrollo de enfermedades que afectan a los sistemas:
❌endocrino
❌metabólico
❌gastrointestinal
❌sistema inmunológico

 


 

Cuando alguien experimenta un EVENTO ESTRESANTE, la AMÍGDALA, un área del cerebro que contribuye al PROCESAMIENTO EMOCIONAL, envía una señal de angustia al HIPOTÁLAMO.

El hipotálamo es un centro de mando y SE COMUNICA con el resto del cuerpo a través del SISTEMA NERVIOSO AUTÓNOMO, que controla funciones corporales INVOLUNTARIAS como la respiración, la presión arterial, los latidos del corazón y la dilatación o constricción de vasos sanguíneos clave y pequeñas vías respiratorias en los pulmones llamados bronquiolos.

El sistema nervioso autónomo tiene dos componentes:
🔸 el sistema nervioso SIMPÁTICO y
🔸el sistema nervioso PARASIMPÁTICO.

El sistema nervioso SIMPÁTICO activa la respuesta de lucha o huida, proporcionando al cuerpo una explosión de energía para que pueda responder a los peligros percibidos. El sistema nervioso PARASIMPÁTICO actúa como un freno. Promueve la respuesta de “descansar y digerir” que calma el cuerpo después de que el peligro ha pasado.

Después de que la AMÍGDALA envía una señal de angustia, el HIPOTÁLAMO activa el sistema nervioso SIMPÁTICO enviando señales a través de los NERVIOS AUTÓNOMOS a las GLÁNDULAS SUPRARRENALES.

Estas glándulas responden bombeando la hormona ADRENALINA al torrente sanguíneo. A medida que la adrenalina circula por el cuerpo, provoca una serie de cambios fisiológicos:
👉🏻El corazón late más rápido de lo normal, impulsando la sangre a los músculos, el corazón y otros órganos vitales. La frecuencia del pulso y la presión arterial aumentan.
👉🏻 Se acelera la respiración. Las pequeñas vías respiratorias de los pulmones se abren de par en par. De esta manera, los pulmones pueden absorber la mayor cantidad de oxígeno posible con cada respiración.
👉🏻Se envía oxígeno adicional al cerebro, lo que aumenta el estado de ALERTA.
👉🏻La vista, el oído y otros sentidos se agudizan.
👉🏻Se libera AZÚCAR en sangre (glucosa) y GRASAS de los sitios de almacenamiento temporal en el cuerpo. Estos nutrientes fluyen al torrente sanguíneo y suministran energía a todas las partes del cuerpo.

Esta es la primera fase en forma de esquema:

Evento estresante es interpretado por la AMIGDALA 👉🏻 envía señal al HIPOTÁLAMO 👉🏻 este activa el sistema nervioso SIMPÁTICO 👉🏻 que activa las glándulas SUPRARRENALES 👉🏻 para producir ADRENALINA.

Todos estos cambios ocurren tan rápidamente que la gente no se da cuenta de ellos.

De hecho, el cableado es tan eficiente que la amígdala y el hipotálamo inician esta cascada incluso antes de que los centros visuales del cerebro hayan tenido la oportunidad de procesar por completo lo que está sucediendo. Es por eso que las personas pueden saltarse del camino de un automóvil que se aproxima incluso antes de pensar en lo que están haciendo.

A medida que disminuye el aumento inicial de ADRENALINA, el HIPOTÁLAMO activa el 2º componente del sistema de respuesta al estrés, conocido como eje HPA. Esta red consta del HIPOTÁLAMO, la glándula PITUITARIA y las GLÁNDULAS SUPRARRENALES.

El eje HPA se basa en una serie de SEÑALES HORMONALES para mantener presionado el sistema nervioso simpático, el “pedal del acelerador”.

Si el cerebro continúa percibiendo algo como peligroso, el hipotálamo libera la HORMONA LIBERADORA de CORTICOTROPINA (CRH), que viaja a la glándula PITUITARIA y desencadena la liberación de la hormona ADRENOCORTICOTRÓPICA (ACTH). Esta hormona viaja a las glándulas SUPRARRENALES y las impulsa a liberar CORTISOL. El cuerpo se mantiene así acelerado y en alerta máxima.

Cuando pasa la amenaza, los niveles de cortisol caen.

El sistema nervioso PARASIMPÁTICO, el “freno”, amortigua la respuesta al estrés.

Poder pasar rápidamente de SIMPÁTICO a PARASIMPÁTICO es una señal de salud de nuestro sistema nervioso, y esta capacidad también se puede practicar y mejorar.

 


Nuestras neuronas se comunican mediante impulsos nerviosos, mesurables mediante un ecefalograma, que suceden en nuestro cerebro (ondas cerebrales) como consecuencia de la función de nuestro sistema nervioso central.

Hay 5 longitudes de frecuencia:
🔸 DELTA (<4 Hz) 👉🏼 dormir profundamente
🔸 THETA (4-8 Hz) 👉🏼 soñar
🔸 ALPHA (9-12 Hz) 👉🏼 relajación
🔸 BETA (13-30 Hz) 👉🏼 vigilia
🔸 GAMMA (30-100 Hz) 👉🏼 estrés

Con las diferentes prácticas de meditación, relajación, visualización, respiración, disminuímos la actividad cerebral, y pasamos de una actividad BETA a una actividad ALPHA. Esto permite que el HIPOTÁLAMO y la PINEAL, glándulas situadas en el centro del cerebro, dejen de estar sometidas a tanta presión, y permite que mejoren su funcionamiento hormonal.

Estas glándulas son las encargadas de activar muchas otras glándulas endocrinas: la tiroides, las suprarrenales y las gónadas. Es decir, las prácticas de relajación mejoran el funcionamiento ENDOCRINO general del cuerpo.

Puedes ver el vídeo sobre el estrés y actividad cerebral haciendo click aquí.

Cuanto mejor funcionen nuestras glándulas endocrinas, mejor salud habrá, y más óptima nuestra fertilidad.

 


 

¿Y cómo afecta el estrés a la Fertilidad?

El estrés puede afectar a la salud reproductiva del siguiente modo:

  • Afecta al desarrollo de los folículos
  • Afecta a la secreción de estrógenos y por tanto a la maduración del folículo y al crecimiento y grosor del endometrio
  • Afecta a la producción de progesterona en el cuerpo lúteo, y por tanto afectará a la posible implantación si hubiera habido fecundación.
  • Dificulta la conversión de la T4 a la T3 y puede producir un hipotiroidismo periférico, lo que perjudicará el desarrollo de los folículos y puede llegar incluso a producir ciclos más largos o amenorrea. Si hubiera embarazo, podría acabar en un aborto, por enlentecer el crecimiento del bebé.
  • Aumenta la producción de prolactina, ya que esta hormona es protectora de nuestro sistema nervioso. Cuando aumenta esta hormona puede afectar en el ciclo, retrasando la ovulación, incluso llegando a la amenorrea.

Hay varios estudios realizados con mujeres en ciclos de FIV, donde se llegó a la conclusión que las mujeres que tenían niveles más bajos de adrenalina en la punción y en la transferencia, tenían mayor tasa de éxito en el ciclo de FIV.

 


 

Cristina Mora
Acupuntura y Medicina Tradicional China
Licenciada por la Universidad de Gales (UK)
Graduada en Naturopatía y PNIe (medicina funcional)
Kinesióloga y Terapeuta en Biorresonancia
Fertility & MeBalanced Living

Dónde encontrarnos
Acupuntura Barcelona – Balanced Living
Rambla Catalunya 57, 2º3º
Barcelona – España
Horario:  9h-21h (Lunes – Viernes)
 
Llámanos: 695 479 230
 
 
 

Pide informacion

    Su Nombre (requerido)

    Su e-mail (requerido)

    Su Teléfono (requerido)

    Asunto

    Su Mensaje